Alguna vez te has preguntado porque compran los clientes tus productos.

Te has puesto en los zapatos de tus prospectos y te has hecho esa pregunta en calidad de consumidor.

Ya sea que compramos para solucionar un problema o llenar un vacío, todo tiene una un origen más allá de lo evidente.

Por ejemplo, puedes generalizar un concepto, sobre porque alguien quiere comprar un producto para bajar de peso, eso es válido, pero si de verdad quieres vender, tienes que volver personal esa venta.

Puedes asumir que todo gordito quiere bajar de peso, pero no todos lo quieren hacer por la misma razón.

Entender porque compran los clientes, es entender el comportamiento humano como individuos y como sociedad.

Si tú personalizas cada charla de ventas, en función a encontrar que es lo que motiva a esa persona a bajar de peso, encontraras la manera más efectivo de venderle a esa persona.

Ponte a pensar la última vez que compraste algo…

¿Por qué lo compraste?

Si eres sincero contigo mismo, veras que encontraras dos razones; una que mayormente será racional y otra que será emocional. Casi siempre la razón emocional, representa más del 85% de tu decisión de compra.

Si tu logras identificar esas emociones en tus prospectos, sabrás exactamente porque compran los clientes tus productos.