Voy hacer honesto contigo, yo cometía el error de poner como página de inicio mi blog.

Si también tienes el mismo error, lo único que estás haciendo, cuando pones tu blog como página de inicio, es ofrecer más opciones al lector, para que se pierda en la página principal.

Vamos a ponerlo fácil, si estas vendiendo un producto o servicio, tienes que tener página de inicio estática en tu sitio web.

Recuerda que eres el dueño de la conversación y tienes que saber cómo guiar tus visitantes para que hagan lo que tu deseas.

Y cuando pones las entradas de tu blog en la página principal, quien tiene el sartén por el mango es el visitante.

Recuerda que lo primero que se pregunta un lector cuando llega a tu sitio web es…

´´ ¿Qué hay aquí para mí? ´´

Tu trabajo en la página de inicio, es responder lo más rápido y claro posible esa pregunta.

Tienes  que decirle quien eres, lo que sabes y como puedes ayudarle, de una forma que el visitante entienda que ha llegado al lugar correcto.

Además de enfocar tu mensaje, tener una página de inicio estática te ayuda otorgar más flexibilidad a la hora de definir tu estrategia.

Por ejemplo, Si tu prioridad es conseguir suscritores, invitarlos a un webinario, o hacer un llamado a la acción especifico, solo tienes que optimizar tu página de inicio para que se produzca dicha acción.

Como ves, tener una página de inicio estática en tu sitio web es mucho más efectiva que tener las entradas a tu blog.

Así que comienza a trabajar en tu página de inicio. (Yo ya lo hice).